Y un día Galliano habló…

john-galliano-confesiones-entrevista-charlie-rose-trendy-jungleTras sus polémicas declaraciones en 2011, John Galliano reapareció ayer en la televisión británica y se confesó frente al periodista Charlie Rose. Con su pelo hacia atrás característico, sin bigote ni maquillaje, habló de todo y se mostró vulnerable durante la hora que duró la entrevista. “El alcohol y las drogas me han dejado un tatuaje en el alma“, dijo temblando.

Comenzó hablando de su punto más alto en la moda: “Fue cuando me mudé a París. Primero para fundar John Galliano y poco después, cuando me llamaron para hacerme cargo de la creatividad en Christian Dior”.

Se definió a sí mismo: “Soy un romántico”, suspiró. “Hablo a través de la costura y de las costuras de mis vestidos”.

De las palabras antisemitas, declarando que amaba a Hitler, que casi le costaron la carrera aquella noche de febrero de 2011, dijo: “No recuerdo nada de aquello. Ni de pronunciar aquello ni tampoco de estar allí. Estaba anulado por la bebida. Más tarde he sabido que cuando uno llega a ese punto con el alcohol es como apretar un gatillo que dispara la paranoia y que actúa como catalizador de sentimientos que han estado profundamente reprimidos”. Pero aclaró, “No son excusas”.

Galliano recordó el momento en que se mudó desde Gibraltar al sur de Londres a los seis años. “Aunque no recuerdo insultos antisemitas, sí estuve rodeado constantemente de insultos racistas”, explicó.

Mas tarde confesó: “Me dijeron que debía hacer algo al respecto de lo que pasaba en mi vida. Había habido quejas sobre mi comportamiento, diciendo que no estaba bien. Entonces, alguien me llevó a casa. Y todo se fue poniendo peor y peor. Yo era un esclavo del alcohol. Tomaba valium para detener los temblores que provocaba y mi vida se convirtió en algo que no podía manejar”.

galliano_john_entrevista_charlie_rose_trendy_jungle

Sobre el suicido de Alexander McQueen. “Lo entendí”, dijo tristemente. “Conozco la soledad y el dolor. Me puse muy triste”.

Sobre sus comienzos. “Entoces no necesitaba alcohol y pastillas para trabajar y crear. La creatividad llegaba sola. Luego llegaron colecciones que se encadenaban unas con otras, llegué a hacer treinta al año entre John Galliano y Christian Dior. Pero no culpo a nadie. Mi gran problema fue no saber decir esa palabrita: ‘No’. Temía que si la decía fuera tomada como una muestra de debilidad”.

Sobre el presente. “Hubo un momento en el que me creí Dios. Ahora le escucho y hablo con él cada día. Quiero encontrar al niño que perdí en un momento que ya no recuerdo… Sí recuerdo cuando pronuncié estas palabras: ‘Hey, soy Johnny G., un alcohólico, un adicto’. Hoy estoy sobrio pero estaré recuperándome el resto de mi vida. Para siempre”.

La vuelta a las tablas llegó de la mano de Oscar de la Renta, quien por intermedio de Anna Wintour, invitó a Galliano a colaborar en su estudio durante algunas semanas. “Cuando fui invitado a colaborar con él la colección estaba bastante avanzada. Al principio fue difícil porque hacía dos años que no pisaba un estudio, pero decidí que podía hacerlo. Oscar fue tan encantador, tan amable… Tuve un ataque de pánico cuando llegué pero me relajé, me presenté al equipo y todo salió bien. Oscar me preguntó qué me parecían los diseños y fue fantástico ver todas aquellas telas, todos esos colores… Entonces la creatividad simplemente volvió, fue un sentimiento increíble que probablemente no vuelva a experimentar nunca.” declaró John.

Sobre su futuro. Confesó no tener planes profesionales a corto plazo pero confiesa uno de sus anhelos: la enseñanza. “Me encantaría dar clases a jóvenes diseñadores, estuve a punto de hacerlo en la Parsons pero el proyecto se canceló en el último minuto y fue una pena, pero lo seguiré intentando, tal vez algún día suceda”, afirmó pensativo el diseñador.

Foto: Getty

Un comentario en “Y un día Galliano habló…

Los comentarios están cerrados.