Eugenio Cuttica en el Bellas Artes

Ayer tuve la mejor cita que pude haber imaginado. Una tarde en el Museo de Bellas Artes para conocer la muestra La Mirada Interior, en una visita guiada por el artista.

Eugenio Cuttica a los 7 años ya sabía que dedicaría su vida a esto. Cuenta que dibujaba todo el tiempo, incluso durante clases, para que su mano tome vida propia, para que sea ella la que creara. Ayer también contó que es fundamental, cuando una técnica ya la tenés dominada, como le pasó a él con el dibujo, abandonarla para dedicarse a otra nueva. Fue así como no dibujó por años.

Habló de su exilio en Nueva York e hizo un paralelismo entre el exilio físico y un exilio interno, necesario para madurar: “Un artista debe hace un auto-exilio para salir de la zona de confort y así convertirse en artista.”          

Fotos y textos: Felicitas Rama